Se fugó la mujer que había obtenido la primera prisión domiciliaria con pulsera electrónica

La comisaria María de los Ángeles Díaz, subdirectora de la Dirección de Comunicación Institucional de la Policía de Jujuy confirmó la fuga de la primera persona que había obtenido el beneficio de prisión domiciliaria a partir del uso de una pulsera electrónica. «La denuncia la radicó la madre en la comisaría N° 32 y fue derivada a la Fiscalía para que se investigue el paradero”.

Díaz informó que la mujer, Micaela Gauna, se escapó con un bebé, el menor de sus hijos. Ella estaba detenida en su domicilio, por decisión del juez de Control N° 4 Isidoro Cruz, precisamente porque estaba al cuidado de la niña y gozaba de dicho beneficio, además, por haber cometido un delito menor.

Se confirmó que el jueves de la semana pasada se había encendido la alarma de la pulsera en el centro de monitoreo, y a partir de la activación del protocolo previsto para este tipo de situaciones, se comprobó que la mujer permanecía en su domicilio del barrio Malvinas. Pero el domingo se produjo la fuga real de la mujer. En este tipo de casos se actúa en base a un protocolo elaborado por el Ministerio de Seguridad de la provincia, que lo monitorea el 911.

Fuentes cercanas a la investigación señalaron que no se pudo actuar de inmediato pero que las fuerzas policiales no accionaron de manera automática. «Fue un error gravísimo, tiene que ver con la inacción de la Policía”, indicó la fuente.

Operativos del fin de semana
Por otra parte, Díaz se refirió a las tareas realizadas por la fuerza durante el fin de semana.

«El sábado a 6.40, sobre ruta 40, una camioneta F-100 colisionó una Chevrolet conducida por un joven de 38 años que murió en el acto”.

Asimismo confirmó que no hubo tantas actas por intoxicación alcohólica como en los operativos anteriores, se registraron 13.

Por otra parte, la comisario confirmó que se produjo un nuevo desmoronamiento en la Ruta N° 83 en Valle Grande y que esta se encuentra cortada al tránsito.

Finalmente informó que en el barrio Francisco de Alava, el sábado se procedió al cierre y despeje de todos los concurrentes, en un lugar por consumo de bebidas alcohólicas sin estar habilitado, un espacio conocido como «after”.

Relacionados